EXFOLIANTE NATURAL PARA ROSTRO Y CUERPO


La exfoliación es la eliminación de las células muertas. La piel realiza este proceso de forma natural aproximadamente cada 28 días, pero, a medida que se envejece, éste es cada vez más lento.
Entonces las células muertas se quedan en la superficie y las nuevas no tienen espacio para crecer.

Como resultado, la piel adquiere un tono ceniza, una textura áspera y aparecen los puntos negros.
La exfoliación mejora la textura de la piel, destapa los poros y puede reducir la apariencia de líneas finas y arrugas.
La frecuencia de la exfoliación dependerá del tipo de piel. Si es grasa, habrá que hacerla dos o tres veces por semana, mientras que si es seca, bastará con hacerla una sola vez a la semana.
Un exfoliante natural muy adecuado es el azúcar. Para ello se deberá colocar una cucharadita de azúcar en la palma de la mano, humedecerla y después lavar y frotar con ella.

Exfoliación del rostro:

Mezcla 2 cucharadas de azúcar en una taza y agrégale el zumo de medio limón (también podemos incluir 1 cucharada de aceite de oliva). Lávate la cara y con el rostro húmedo aplícate la mezcla en la cara con movimientos circulares. Deja actuar 5 minutos y retira con agua tibia.
Aconsejo personalmente aplicar una crema hidratante al terminar.


Exfoliación del cuerpo:

Aplícate entre uno y dos días por semana una mezcla de sal o azúcar de grano fino (el azúcar puede ser más suave sobre la piel y si tienes la piel sensible se aconseja usar azúcar moreno) y aceite corporal (a mí me gusta más el aceite de almendras dulces pero puedes usar aceite de coco, aceite de bebe o incluso aceite de oliva virgen extra). Puedes utilizar de manera opcional una aceite esencial para que la mezcla huela bien.
Si has decidido usar el aceite de oliva virgen extra, puedes añadirle también un poco de miel de abejas.
Esta pasta te servirá tanto para exfoliar el cuerpo como el rostro (incluidos los labios).
No te preocupes si la sal o el azúcar se va al fondo cuando paras de mover, es imposible que se mantenga en suspensión durante mucho tiempo.

Recomendaciones para exfoliar el cuerpo:

*Aplicar cuando estamos en la ducha, porque la piel ya está mojada. 
*Siempre hay que frotar el cuerpo subiendo hacia el corazón. 
*Se recomienda frotar el cuerpo con una manopla de baño o una esponja (personalmente uso las propias manos), dedicando especial atención a los hombros, los codos, las rodillas, la parte inferior de las piernas y la superior de brazos y muslos. 
*Lo ideal es tomar un baño después (en lugar de una ducha), te dejará como nuevo/a.