TIPS PARA UN BUEN MAQUILLAJE DE NOVIA



Todas queremos estar lindas e impresionantes el día de nuestra boda y por ello es importante que busquemos el “maquillaje perfecto”.
Este maquillaje debe ir en consonancia al estilo y gustos de la novia.

Por regla general, el día que nos llegan las fotografías y el video de la boda caemos en el error cometido; ya sea una base más oscura de lo normal, contrastes grandes en colores tanto en ojos como en labios, un blush o colorete exagerado (que aunque está bien que se acentúe para dar volumen pero sin pasarse), un estilo alejado de cómo vamos generalmente, con la consiguiente expresión de… “iba disfrazada” o… “no parecía yo”, etc;  y ni hablemos del trabajito del fotógrafo  al que ahora le hemos otorgado el oficio de “segundo maquillador” con el famoso retoque digital con el que se las ve y se las desea para disimular los parches en la base del maquillaje entre otras imperfecciones.


Una vez decidido el look que deseas lucir ese día y encontrado el profesional que se encargará de llevarlo a término, te aconsejo que lleves un pequeño neceser con tu labial, tu blush y una brocha ya que estas dos zonas son las que pierden tonalidad con las horas, los besos y los abrazos; si el maquillador es bueno, el resto de componentes del maquillaje deben quedar intactos todo el día.

El natural vuelve a estar de moda, y personalmente uno de mis preferidos, pero cuidado con  parecer pálida o descolorida, algo de color es necesario en el rostro, incluida una base de maquillaje, ya que ésta será la que rejuvenezca y aporte luminosidad; hay multitud de bases, seguro que das con la tuya.  Si te identificas con este estilo y temes a las sombras de ojos, opta por colores tierra, verás que bien luces. 

Evita usar muchos colores, con el tiempo puede resultar pasado de moda o exagerado. Si tu elección son unos ojos marcados con color, mezcla el tono elegido con algún beige claro en forma degrada en ojos con un buen difuminado (fundamental para conseguir dulzura en la mirada) y suaviza los labios. Puedes añadir a los ojos una línea ya sea definida o algo difusa y acertarás seguro. 

Es fundamental que la novia lleve blush, no sólo para ofrecer un toque de color en el rostro sino para dar volumen al mismo, ya que sin él, la cara se vería plana en la fotografía. Hay que tener cuidado con ir excesivamente marcada en los pómulos, para ello es aconsejable ir aplicando capa a capa para que se vea natural y con sumo cuidado en los bordes hasta conseguir la intensidad deseada; el colorete muy marcado y sin difuminar podría arruinar un trabajo de maquillaje.